Arte e Historia

Arte e Historia es la primera instalación del proyecto de colaboración ‘Diálogos
para la reconstrucción del tiempo presente’ en el que la pintora Consuelo Manrique y la historiadora María del Carmen Suescun Pozas exploran la vigencia de la narrativa y el realismo en pintura. La instalación propone al espectador abordar la pintura como un medio equivalente al historiográfico para interpretar los hechos de violencia del pasado reciente en Colombia. Utilizando como estudio de caso las series en las que Manrique ha trabajado desde inicios de la década del 90 la instalación explora la relación de correspondencia entre arte e historia, evento pictórico y evento histórico, y el valor del detalle en pintura en sus múltiples transformaciones como interpretación del pasado. La instalación reúne pinturas, dibujos, bocetos, material de archivo gráfico y audiovisual y textos, y abre el espacio museográfico a prácticas multidisciplinares en las cuales la pintura

abstracta es un medio privilegiado de producción de sentido para
nuestro tiempo.

 

Museo de Arte de la Universidad Nacional. Noviembre 9 – Diciembre 20, 2007

Maria del Carmen Suescun Pozas.

 

Algunos textos que acompañó la instalación ARTE e HISTORIA: Diálogos para Reconstrucción del Tiempo Presente. (Octubre de 2007)

Maria del Carmen Suescun Pozas.

 

¿Cómo se piensa en pintura el pasado? ¿Cómo se hace relato la pintura? Cómo puede ofrecernos una visión de la operación poética que hace esto posible? Si la pintura quiere ofrecernos una concepción de la experiencia humana en estados de violencia accediendo a ella como lo hace un relato, cabe la pregunta ¿Qué noción de realidad puede llevarnos a comienzos del siglo veintiuno a representar la realidad en pintura, en un medio visual que no se presta fácilmente para ser leído? Narrar los hechos, impregnarlos del orden, coherencia, dirección y significación que tienen los relatos, es un universal humano fundado en la noción de orden social y moral en la búsqueda del acuerdo entre los miembros de una sociedad. La representación narrativa es posible gracias a la necesidad de narrar – describir y explicar – los eventos del pasado por la importancia significativa que tienen para una cultura o grupo que escribe su propia historia.

 

La realidad no lleva en ella un relato, no nos pide ser contada, simplemente es. La transformación poética aparece sin embargo como elemento central del orden de la experiencia. En el momento en el que se hace nuestra, que nos compete o entra a interesarnos, la realidad pareciese tener la cualidad de ‘contarse a sí misma’ prefigurando así cualquier aproximación que hagamos posteriormente a esta, y especialmente cuando se trata de un relato. El relato es la operación formal mediante la cual establecemos relaciones de causalidad entre eventos reales sucedidos en un orden cronológico para finalmente satisfacer la expectativa de continuidad, coherencia, y completud. Este es el trabajo de la mimesis entendida como creación de relación de correspondencia entre hechos, eventos, agentes, acciones utilizando vehículos conceptuales que los hacen presentes y los representan sin por esto ser réplicas. La verdad en la representación está en la sujeción del concepto a convenciones creadas para tal fin, convenciones provisionales y más o menos persistentes dependiendo de las disciplinas.

  

Version imprimable Version imprimable | Plan du site
© Consuelo Manrique